¿Qué rayos hice durante mi primer año escribiendo código?

 

¡Saluuuuuudos Coridales!

Cumplí mi primer año escribiendo código a tiempo completo durante alguno de los 31 días de agosto que concluyeron recientemente.

Honestamente, no puedo creer cuan rápido ha pasado el tiempo. Recuerdo leer varios artículos de diferentes programadorxs sobre sus primeros años escribiendo código, y haber pensado,: “Cuando cumpla mi primer año escribiendo código, escribo sobre mi experiencia”. Wow, un año más tarde, ya me toca escribirlo.

Quiero comenzar esta introspección notando que el cambio que hice de carrera a desarrollo web fue una decisión muy acertada. No pensé que escribir código para desarrollar la web me motivara tanto.

Resolver un problema en código me da la misma dosis de dopamina que cuando recibes un ‘Me Gusta’, un corazón, o alguna notificación a través de las redes sociales.

Claro, entiendo perfectamente que esta motivación no todxs la alcanzan inicialmente, y que cada cual tiene sus diferentes estilos en procesar información nueva. Pero, si eres consistente, cada nuevo reto programático fluirá con menos dificultad.

*Este artículo puede contener enlace afiliados. Significa que puedo recibir una pequeña comisión, sin costo alguno de tu parte, si realizas una compra a través del enlace.*

Nuevo Reto: Escribir Código

Escribo código a tiempo completo hace un año pero decidí aprender a escribir código varios meses antes. Durante ese periodo, estuve buscando y tratando multiples recursos en línea. Perdí la cuenta de cuántos recursos intenté aprender, pero sólo unos pocos me dieron ese momento de ‘Ajá’. Mi artículo Recursos para programadoras(es) novatas(os) lista los diferentes recursos que me han ayudado a aprender programación.

Escribo esto porque puede desmotivar el querer aprender sobre desarrollo web por cuenta propia ese proceso de buscar recursos. Muchas veces me sentí como tonta porque, luego de esforzarme a entender conceptos básicos, sentía que no entendía el lenguaje, que era muy abstracto, y que este mundo no era para mí.

Pero luego me di cuenta, que no era yo que era tonta. Sino que los recursos que estaba utilizando, no son un tipo de recurso que me ayuda a entender, por ende, tenía que entender de mí misma que tipo de recurso me ayuda.

Entendí esto luego de leer el libro, Learning to Program de Steven Foote. Desde el primer capítulo, ya estas realizando un ejercicio de programación que puedes asimilar con proyectos reales. Te enseña a realizar un plugin para bloquear Facebook de tu browser. Como no usaba las redes sociales antes de comenzar este blog, me pareció una forma muy genial de captar mi atención.

También Steven Foote escribe a tono con lo que mi cerebro entiende. Sentía que leía a un colega, no a un profesor erudita. Por eso no puedo dejar de recomendar el libro.

Nota: Si te interesa este libro, puedes comprarlo utilizando mi enlace afiliado aquí (Learning to Program – Steven Foote). Agradecería grandemente que utilices el enlace pues me gano una pequeña comisión si realizas la compra a través de éste.

Cuando comprendí que mi forma de aprender desarrollo de web no es meramente realizar ejercicios teóricos sino prácticos, me propuse trabajar en una serie de proyectos personales. Con estos proyectos yo iba a aprender sobre lenguajes que son comúnmente utilizados en la industria actual, e ir creando mi portfolio profesional.

Un año escribiendo código

Cuando uno hace búsqueda sobre aprender a programar por cuenta propia, uno de los proyectos que típicamente encuentras son los retos de escribir código por 100 días corridos (#100DaysofCode). En un principio, me estuvo muy interesante este reto porque es una forma de obligarte a estructurar tu tiempo para aprender por tu cuenta un tema difícil.

Eventualmente, no empecé con este tipo de proyecto porque reconozco que me pongo demasiada presión a mí misma para cumplir con los objetivos. Reconocí que para yo aprender algo, necesito tomar mi tiempo, y si trato de apresurarme, me frustro y le cojo manía al tema. Si quería hacer un cambio de carrera, no podía comenzarla con alguna puya negativa.

Ahora, ¿cómo podía estructurarme a aprender a programar si no quiero empezar con un ejercicio básico de comprometerme a escribir código por 100 días corridos?

Tuve otro momento de ‘Ajá’ cuando encontré los cursos de Wes Bos de Javascript 360.

Se compone de 30 videos, donde construyes 30 diferentes proyectos. Lo excelente de este curso es qué, además de que es fácil de seguir porque Wes explica muy bien, estás practicando escribir código de elementos que vas a utilizar comúnmente. Por lo que puedes asimilarlo rápidamente a lo que estarías topando en el día a día. Utilizo estos videos de referencia aún, y mucho.

Aunque el concepto del curso es de seguir cada video por 30 días, yo los seguía a mi tiempo. Había días donde estaba lo suficiente motivada como para seguir y practicar con 3 videos corridos. Mientras que otros días, no hacía ninguno.

Ahora, cada vez que practicaba, sentía la diferencia entre los días. Diferencia en el sentido en que cuando comenzaba a construir un nuevo componente, sentía que podía seguir por mi cuenta en vez de observar cómo se llevaba a cabo antes de intentar yo.

Entonces llegó mi primera oportunidad para poner mi práctica en prueba

Contador de compromisos

Una amiga estaba a cargo de organizar una mesa para una feria sobre conciencia ecológica. Su grupo quería llevar a cabo una actividad donde los participantes debían comprometerse al hacer un cambio sencillo que ayude al ambiente.

Mi amiga estaba buscando una aplicación donde ella pudiera crear varios contadores con imágenes y texto personalizados con referencia a los compromisos pre establecidos para los participantes de la mesa.

Para este entonces, ya había realizado varios video de Wes Bos. También había trabajado en el tutorial de Zell Liew de cómo crear una calculadora por lo que me sentía cómoda en tomar este reto.

Mi amiga y yo llegamos a un acuerdo en que iba a trabajar en sus especificaciones para yo practicar escribir código. y que si terminaba a tiempo, se lo iba a enviar para que lo pudiese usar.

A continuación, parte del producto final. Utilicé HTML, CSS y puro Javascript.

Esta aplicación me tomó un poco menos de una semana de trabajo. No sabría si ese tiempo es mucho o poco tiempo, pero pude cumplir con la fecha límite. Por lo tanto, mi amiga lo pudo utilizar para su respectiva actividad.

Mi amiga me dejó saber que las reacciones de los participantes y compañeros de grupo fue de mucha emoción y asombro de que ella pudiese conseguir algo tan personalizado.

Este proyecto, me abrió el apetito de seguir trabajando en esto, pues ese cantazo de dopamina que recibí luego de escuchar las retroalimentación de mi amiga fue de mucho empoderamiento. Sentir que puede resolver algo por mi cuenta utilizando código se sintió muy bien.

Mi portafolio desde cero

Me pareció buena idea trabajar en mi portafolio mientras se me ocurría otro problema tonto a resolver, o apareciera otra oportunidad. Tuve esta idea porque leí muchos artículos sobre la importancia de crear un portafolio para tener credibilidad en la industria. El portafolio es tu forma de demostrar quien eres y que producto final eres capaz de proveer.

Como originalmente quería que mi portafolio tuviera cierto tipo de animación, aprendí mucho sobre animaciones, tanto en gif como en CSS, y estilos. También quise crear mi portafolio desde cero para, de nuevo, practicar escribir código. Sin alguna plantilla.

Primero comenzé mi portafolio en HTML, CSS, y Javascript, pero una vez aprendí ReactJs y Express (más adelante comento sobre esta experiencia), migré el portafolio a estos marcos de referencia.

El detalle de escribir un portafolio desde cero, se puede debatir si vale la pena, o no, hacer. Hoy día, hay muchos plantillas que facilitan la vida de cualquier desarrollador al momento de sacar trabajo.

Pienso que, si no tienes algún otro proyecto en el cual trabajar, o no se te ocurre alguna idea, no es mala practica hacer un portafolio desde cero. Pero, no es algo que tienes que hacer para demostrar tus habilidades como programadora (o).

Ahora, este proyecto lo dejé a mitad.

Sí, reconozco que nunca terminé mi portafolio.

No terminé este proyecto porque nunca me decidí, ni mantuve firme, en el diseño del portfolio. Cada vez que buscaba inspiración, me antojaba de hacer otra cosa. Por lo que, cada vez que me sentaba a escribir código para el portafolio rehacía todo el diseño, si no es que comenzaba desde cero.

Algún día terminaré mi portafolio para destacar mis diferentes proyectos. Mientras tanto, me quedo trabajando en este blog que NO escribí desde cero y esta hecho con plantillas y complementos de WordPress.

TAIR

Mi primer proyecto en el cual trabajé en conjunto con mi pareja ocurrió también este año pasado. TAIR (Tokenized Airtime) fue una iniciativa de mi pareja que buscaba automatizar la captura de eventos ocurridos en ondas radiales. Mi rol en el proyecto era velar por la calidad de la herramienta.

Para facilitar el proceso de revisión de calidad, diseñé un sistema que automatizaba gran parte del trabajo que ya estaba realizando de forma manual. Parte del trabajo consistía en cortar y pegar clips de audio para luego categorizarlos. El sistema estaba diseñado con ReactJs y NodeJs. También utilizaba WaveSurfer Js para trabajar con el audio.

Por encontrarnos con una pared sobrecarga de trabajos que pagan las cuentas, dejamos de trabajar el proyecto en general antes de completar la implementación del sistema. Pero, nuevamente, aprendí muchísimo sobre los marcos de referencia y especialmente sobre implementaciones de elementos tipo audio.

Sistema de manejo de contenido

En la sección Sobre Mi de ctrl-y blog, menciono que mi pareja estaba sobrecargado de trabajo y decidió delegarme parte de ese trabajo para enseñarme a programar. De este proyecto en adelante, fue que comencé a escribir código a tiempo completo, y ¡ya llevo un año en estas!

Este proyecto consistía en rediseñar y migrar el sistema de manejo de contenido de la plataforma de uno de sus clientes.

Hace unos párrafos arriba, mencioné que migré mi portafolio de HTML, CSS y Javascript a ReactJs y ExpressJs una vez aprendí sobre estos marcos de referencia. Este fue el proyecto que me inspiró a hacer ese cambio.

Como este proyecto consiste de un rediseño de algo que ya llevaba años implementado, el acercamiento a este nuevo reto era algo diferente a todo lo que me había topado hasta ahora. Esta vez, tenía data para diseñar e implementar la parte frontal (“Front-End”) de la plataforma de manejo de contenido. Este rediseño me tomó alrededor de 6 meses en completar.

El rediseño de la plataforma ha sido muy bien acogida por los empleados quienes la utilizan. Además de que mi pareja recibe mucho menos llamadas sobre problemas con entrada de información. Es un ganar-ganar (“win-win”).

CINCO Engineering

CINCO Engineering es una empresa nueva con un producto desarrollado en la web para los manejos de riesgos en la industria de ciencias de la vida. He participado continuamente en el desarrollo de este producto por casi un año (cumplo el año en noviembre 🥳) .

La oportunidad de trabajar en este proyecto se presentó de manera inesperada, pero estaba lista para tomar el reto. El producto me pareció tan interesante sobretodo porque trabajé en la industria y conozco de primera mano cuan tedioso puede ser un proceso de documentar el riesgo de un producto, sistema, ó facilidad. Esta es mi oportunidad para ayudar a mis colegas ingenieros en manufactura en facilitar su trabajo.

Conoce a CINCO entrando aquí.

He tenido la oportunidad de trabajar en varios marcos de referencia en lo que va de este proyecto. No divulgaré detalles de los lenguajes que estamos utilizando por cuestiones de privacidad pero esta oportunidad ha sido excelente prueba. He tenido que intercalar entre la mentalidad de ingeniera de calidad y programadora de web.

No me tomen a mal. Durante mi bachillerato en Ingeniería Industrial tuve que hacer programas y algoritmos, etc. Pero era más enfocado hacia máquinas industriales, máquinas de producción en masa, ó cálculos estadísticos. No eran programas enfocados en la web. Así que, para mí, esta forma de mejorar procesos a través de la web es nuevo pero interesante y me motiva muchísimo.

🎶No, pares. Sigue, sigue. 🎶

Dado a que ha sido un año muy alentador en cuanto mi dirección y motivación profesional seguiré trabajando y aprendiendo como lo he estado haciendo hasta ahora.

Siento que apenas comienzo a entender un tema que es más complejo, y mientras mejor lo entienda, más oportunidades de resolver complejidades aparecerán, sea en los proyectos corrientes o futuros. Así que, me quedo escribiendo código, feliz.

Punto aparte

Este artículo fue escrito mediante escuchaba este listado de reproducción que creé de la discografía de la banda indie inglesa Bombay Bicycle Club. Llevo siguiendo a esta banda desde que aprendí de ellos en el 2012. Ellos tocaban en el festival Lollapalooza en Chicago 2012. Los vi en el cartel y su nombre me pareció muy curioso así que los busqué y escuché. Me enamoré instantáneamente de su música. Ellos lanzaron recientemente un sencillo musical luego de 5 años de pausa de la banda. Su nuevo sencillo “Eat, Sleep, Nothing but You” es un buen indicador de que el album va a ser otra obra genial.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *